El Damavand, la montaña más alta de Irán

Hace unos meses los amigos de Viajes Sanga me propusieron coordinar un viaje a Irán con la intención de ascender al Damavand, la montaña más alta de Irán con sus 5676 m. de altura.
Finalmente no se pudo reunir el número mínimo de personas para completar el grupo, por lo que el viaje “oficial” se suspendió, pero ya me habían metido el “gusanillo” en el cuerpo y la verdad, el viaje a Irán me apetecía un montón, así que me puse a buscar compañero de viaje y claro, Meme que se apunta a un bombardeo se entusiasmó con la idea nada mas proponérselo.

Las fechas que habíamos decidido no eran buenas, pues coincidían con el año nuevo iraní y la obtención del visado fue todo un calvario, pero finalmente todo se solucionó a tiempo.

El Damavand resultó una bonita montaña que se puso brava. El día de cumbre las condiciones fueron horribles, mucho frío, viento, niebla. Por una parte no nos dejó disfrutar de las vistas desde la cumbre, pero por otra nos hizo esforzarnos al máximo.

Imagen saliendo del CIII el día de cumbre.

Irán, un país estupendo muy alejado de los estereotipos que vemos en los medios de comunicación. Gente muy agradable y acogedora, un país tranquilo, mucho más moderno y “occidental” de lo que pensamos… Eso sí, sin alcohol y las mujeres con velo.

Después de la montaña, turismo por una de las regiones con más historia de la tierra, Persia. Esfahan, Shiraz, Persepolis… Lo que había visto en los libros, allí estaba. Lo podíamos tocar.

Ya haciendo planes para la próxima visita a este estupendo país.

Imagen en Plaza mayor de Esfahan.

Deja un comentario